Los filtros de habitáculos son utilizados en los vehículos para purificar el aire que ingresa en la cabina, para proteger al conductor y los demás pasajeros de las impurezas atmosféricas nocivas o factores alérgicos diversos. Respirar en las malas condiciones que hoy por hoy se encuentra el medio ambiente en el que vivimos puede ocasionar graves trastornos de salud, incide notable y directamente sobre la seguridad y confort al viajar.
Los filtros para habitáculo Karbon estan compuestos por un material semisintetico con fibra de nylon poliester, acrílico y celulosa bicapa y frentes de material absorbente con alto porcentajes de algodón o polipropileno, hotmelt apto para uso humano y burletes de espuma de poliuretano. Tambien de material de carbón activado macroporo y microporo, que posee una superficie especifica de alrededor de 500 a 1500 m2 por grama, de tal forma que puede obsorver hasta 0.93 gr. de gases por gramo. Esto permite retener en su superficie olores, hollín, polvo, baterías, todo tipo de polucion y residuos de hidrocarburos que generan en los pulmones efectos tan peligrosos como la nicotina. En todas las fases del proceso productivo se realizan rigurosos controles a fin de garantizar la calidad de los productos y hacerlos perfectamente intercambiables con los originales.
Los materiales utilizados durante el proceso de fabricación son abastecidos por empresas lideres nacionales e internacionales, y cada nuevo modelo disponible es precedido por pruebas de instalación en los automóviles verificando directamente eventuales anomalías.
Toda la gama disponible tanto de la versión anti-polen, como aumento en la función del desarrollo del mercado automovilística.
El filtro para habitáculo garantiza el buen funcionamiento del aire acondicionado y la calefacción, viajes completamente seguros, en un ambiente confortable y saludos ofreciendo lo máximo de sus prestaciones por un recorrido de aproximadamente 10.000 kilometros, en el caso del filtro de papel semisintetico y cada 25.000 kilómetros en el filtro de carbón activado, después de los cuales se aconseja su sustitución.